was successfully added to your cart.

¿Como reconocer las señales antes de que la llama extinga?

Hace unas semanas atrás vi un video del Pastor Pete Wilson de la Iglesia “Cross Point”, donde le informaba a su congregación su decisión de renunciar al pastorado de dicha mega iglesia la cual fundó hace 14 años en Nashville, Tennessee. De manera humilde y transparente el Pastor Wilson expresó que estaba cansado, agotado y que había estado trabajando en la obra en un estado de “vacío”. Lo que él estaba describiendo es a lo que nos referimos como “extinción de la llama”.

La llama se extingue o se apaga precisamente cuando hemos llegado a un estado de profundo agotamiento tanto espiritual, emocional como físico. El pensamiento popular es que la única tarea que tiene un Pastor es predicar el domingo en la mañana, pero ¿como explicamos cuando un siervo de Dios cae en un estado de desgaste? ¿Como puede un Pastor llegar al punto de quemarse en la obra del Señor? ¿Como puede la llama de un líder extinguirse en le camino?

Creo que todas estas preguntas son validas y las debemos evaluar con integridad, honestidad y misericordia.  

La función Pastoral

Sin lugar a duda el pastorado es un trabajo sumamente demandante y “estresante”. Según los estudios, la depresión y el agotamiento emocional son potenciales peligros a los que se enfrentan los pastores.

Contrario al pensamiento popular, el trabajo pastoral no se limitan a predicar un domingo a la semana sino que hay muchas otras funciones administrativas las cuales tienen que atender. El Pastor tiene bajo su cuidado una congregación a la que tiene que guiar, enseñar, aconsejar, corregir, ayudar a través de la vida y las crisis familiares. También esta a su cargo el establecer la Visión de la Iglesia mientras la implementa en areas tales como el evangelismo, discipulado, adoración, consolidación de nuevos creyentes y la formación de líderes para el trabajo ministerial. Ademas de todo esto, se espera que un pastor tenga una relación intima con Dios, que busque dirección para la iglesia, que estudie y que predique un mensaje lleno de revelación, relevante e inspirador cada semana.

Estoy seguro que hay muchas otras mas funciones que realizan los pastores pero creo que esto es suficiente para entender por qué el agotamiento o el quemarse es un problema real en la Iglesia contemporánea.

¿Que puede causar que nuestra llama se extinga?

Las motivaciones incorrectas nos pueden arrastrar al agotamiento. Pastorear puede sonar como un trabajo imposible…de hecho lo es! Dios nunca nos llamara a hacer algo que podamos realizar sin EL. Dios quiere que tengamos presente que tenemos que depender de EL y de su Poder para cumplir la asignación divina.

El Apostol Pablo deja claro que la gloria de nuestro éxito ministerial se debe a Dios y no a nosotros mismos. Hemos sido envestidos con el Poder del Espíritu Santo para poder cumplir este llamado, “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:8). También en 1 Corintios 1:27-29 nos dice: sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, a fin de que nadie se jacte en su presencia”.

“Un pastor debe escudriñar y rendir constantemente ante la cruz sus mas profundas motivaciones. Los motivos erróneos inevitablemente conducirán al agotamiento”.

Algunas de los más comunes motivaciones que pueden extinguir nuestra llama:

1) Tratar de llenar las expectativas de otros. Una de las luchas mas grandes de los pastores es tratar de complacer a la gente. Eso implica tratar de llenar las expectativas culturales, tradicionales y religiosas de los miembros de la Iglesia. El agotamiento proviene de tratar de satisfacer todas estas expectativas. Esto aumentará los niveles de estrés y conducirá a un sin numero de problemas. Esto a su vez viola las prioridades de Dios en cuanto a las funciones de un Pastor. El Pastor debe estar enfocado en discernir la voluntad de Dios y en llevar a la congregación a cumplir el propósito para el territorio asignado y no en tratar de complacer las demandas de los feligreses. Enfoquese en dedicar tiempo de intimidad con Dios para así escuchar las prioridades del cielo para su vida y ministerio.

2) Arrastrar heridas del pasado. No podemos estar espiritualmente sanos si no estamos emocionalmente sanos”. Lamentablemente muchos pastores están cargando heridas del pasado. Si esas heridas no son sanadas, el dolor estará siempre presentes ante el liderato y la congregación. Personas que no tienen nada que ver con esas heridas puede llegar a ser lastimadas y juzgadas de manera injusta por pastores que no están sanos emocionalmente. La falta de perdón no puede tener lugar en la vida de un pastor. Las heridas puede mantenernos presos mientras tratamos de encontrar identidad y significado a un ministerio quebrado por la ausencia de perdón. Las motivaciones reales son el miedo, la culpa y la vergüenza. Estas motivaciones incorrectas solo le conducirán a la idolatría, a prioridades tergiversadas y a una vida sin balance. Solo Dios puede sanar las heridas y darnos libertad de la cárcel del pasado. 

3) La lucha del orgullo y la comparación ministerial. Jeremías nos dice que no podemos confiar en discernir nuestros motivos porque nuestros corazones son engañosos (Jeremías 17: 9). Necesitamos a Dios y a aquellos que nos aman para ayudarnos en esto. “¿Por qué estoy haciendo esto?” es una pregunta constante que nos debemos hacer. Puede haber un exceso de adrenalina para realizar tu pasión, especialmente si lo que estás haciendo parece tener éxito. La tentación a compararse le llega a todo pastor. Pablo nos dice que no es prudente compararse (2 Corintios 10:12). No es sabio porque conduce a la competencia, desánimo ó al orgullo. Esto causa idolatría al ministerio y finalmente nos puede llevar a la caída. Siempre recordemos que cada ministerio tiene un diseño único para cumplir una asignación especifica. Por lo tanto, lo que tiene una congregación en abundancia no necesariamente es lo que tu congregación necesita para cumplir el propósito que Dios les ha dado. Enfoquemonos en la visión especifica que Dios nos ha dado y así comenzaremos a ver los recursos y talentos que Dios mismo ha puesto en medio nuestro para facilitar nuestra asignación.

4) Una agenda cargada de actividades pero sin Presencia. El éxito de una Iglesia no esta en realizar muchas actividades sino en hacer la voluntad de Dios para el territorio asignado. Un Pastor que se enfoca en eventos pero carece de relación con Dios tarde ó temprano se agotara y se frustrara al no ver el resultado que espera. Cuando Dios es primero, EL se encargará de bendecir la obra de nuestras manos y el fruto sera abundante. La Presencia de Dios nos dará descanso y a la vez traerá multiplicación y abundancia.

Alerta ante las señales de una llama que se esta extinguiendo…

Al examinar sus motivaciones, presta atención a las señales. Estas son las señales de advertencia que Dios utiliza para llamar nuestra atención. Estas señales pueden aparecer en varias áreas:

  • Salud en las relaciones. Los conflictos y la falta de felicidad en el matrimonio comienzan a florecer. Los hijos comienzan a actuar con resentimiento hacia la Iglesia. Ellos comienzan a sentir que el ministerio en la Iglesia es mas importante que ellos.
  • Salud física. El estrés afecta nuestro sistema inmunológico y nos hace más vulnerables a las infecciones y enfermedades. Aumenta la inflamación de nuestro cuerpo debido a la liberación constante de las hormonas del estrés, lo que nos pone en mayor riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, presión arterial alta, enfermedades auto-inmunes y enfermedades del sistema gastrointestinal.
  • Salud emocional. Con el desgaste de nuestro cuerpo viene la fatiga, el miedo, la ansiedad, el insomnio y la depresión. La creatividad comienza a faltar. La motivación prácticamente desaparece.
  • Salud espiritual. El ámbito espiritual también se ve afectado. Las disciplinas espirituales como la oración, adoración, el estudio de la Biblia etc. comienzan a perder eficacia y valor en tu vida. Te vuelves espiritualmente seco, sin intimidad con Dios y sin sensibilidad a su Voz.

Notas Finales: La Sanidad permitirá que la llama vuelva a arder

Todo pastor que reconoce en su vida alguna de estas motivaciones incorrectas o señales de alerta necesita sanidad para este agotamiento. El descanso es clave. Una pausa para orar, evaluar y retomar lo importante de la vida y del ministerio es imperativo. La duración del período de descanso depende de la severidad del agotamiento y de la disposición para ser sanado. En este momento es cuando la Iglesia puede ministrar a su Pastor. Él necesita tiempo libre de las muchas responsabilidades. Necesita tiempo para levantarse física, emocional y espiritualmente. El liderazgo de la Iglesia necesita estar allí para él. Esto podría incluir consejería y ayuda profesional.

Si al leer estas lineas te identificas con alguna de las situaciones antes mencionadas, te invito a que le permitas a Dios que comience a restaurar tu alma mientras recibes paz y descanso en EL. Importante! a medida que comienzas a recobrar fuerzas y vuelve la creatividad, no regreses inmediatamente a trabajar sin un plan de reestructuración. Pidele al Señor que te de una nueva forma para llevar a cabo el ministerio de forma efectiva y a la vez sin que ponga en peligro la llama que ha comenzado nuevamente a arder. Esto puede llevarte a desarrollar y abrazar una nueva perspectiva del ministerio, prioridades reestructuradas, aceptar tus limitaciones humanas y hasta darte cuenta de que TODOS somos reemplazables. Nadie es indispensable y a veces nos quemamos precisamente porque no entendemos esa realidad. Jesus es nuestro mejor ejemplo de como realizar el ministerio. Jesús vivió en la agenda del Padre. Jesús cumplió la voluntad del Padre sin agotamiento y sin que su llama se apagara. Tú también eres capaz de hacerlo si mantienes tu corazón ligado al del Padre así como lo hizo Jesus.

por Edwin Santini, Ph.D.

Director General Imaginare! Arts

West Palm Beach, FL


edwin-2El Dr. Edwin Santini junto a su esposa Vilmarie Degro son los Fundadores y Directores Generales de Imaginare! Arts Inc. Actualmente viven junto a sus hijas Emery Liane y Eliana Sofia en la cuidad de West Palm Beach en Florida. La familia Santini se congrega en el Centro Internacional de Restauracion y Alabanza (C.I.D.R.A. Church) donde reciben cobertura de los Apostoles Ruben y Gloria Arroyo.